camiseta futbol club barcelona

Aunque el color de este año ha provocado no pocas chanzas y alguna que otra protesta por parte de los aficionados más tradicionales, la primera impresión es que sus ventas funcionan a buen ritmo, al menos por lo que se percibe en la calle. Sin embargo, estos tiempos tan reducidos no dejaban demasiado margen de maniobra en caso de que apareciera un conflicto, lo que podía generar situaciones incómodas entre los equipos.

Publicaciones Similares